• Rev. Noah Carter

Como responder a la voluntad de Dios

La semana pasada, nuestras lecturas nos dieron la oportunidad de reflexionar sobre el tema de discernir la voluntad de Dios. Esta semana, nuestras lecturas nos muestran lo que significa responder a la voluntad de Dios.


Nuestro primer ejemplo es la figura del profeta Jonás. El llamado de Dios le llega mientras está en casa. Se le dice que se levante y vaya a Nínive. Miran que el llamado de Dios requiere que Jonás deje su propia casa, sea llamado a salir de su zona de confort. Después del llamado viene la misión de Dios. Se le dice que proclame un mensaje de arrepentimiento a todos en la ciudad de Nínive. Mientras Jonás recorre la ciudad, la gente del pueblo lo escucha y se arrepiente de su maldad, y Dios se aparta de su castigo. Jonás responde al llamado, lleva a cabo la misión, y Dios suministra el fruto.


Nuestro segundo ejemplo proviene de nuestra lectura del Evangelio, que describe el llamado de los apóstoles. Llega el llamado de Cristo. Se encuentra con ellos y les dice: «Síganme». Eso podría haber sido todo. Los discípulos podrían haber dicho: «No queremos seguirte». Pero en realidad escuchan la llamada. Y Cristo les da su misión: «Los haré pescadores de hombres». Ahora bien, esta misión no es nueva. Fue predicho por el profeta Jeremías. En Jeremías, capítulo diez y seis, Dios le da a conocer a Jeremías que aunque Israel sea esparcido y los hijos de Dios se vuelvan al pecado, Dios proveerá pescadores para capturar a los que se han descarriado. Con su llamado y misión, los discípulos se convierten en apóstoles.


Hay un par de problemas con nuestros ejemplos. Jonás no está dispuesto y los apóstoles no están equipados. Animo a todos a leer todo el libro de Jonás, un libro corto. Todo el tiempo, Jonás se queja y no quiere hacer la voluntad de Dios. Incluso después de cumplir su misión, quiere que Dios simplemente lo deje morir. Sin embargo, Jonás es el único profeta exitoso en el Antiguo Testamento, si se mide a los profetas por cuántos escucharon el mensaje y cambiaron sus vidas. Esto prueba la fidelidad de Dios. Incluso con un profeta renuente, Dios es fiel a sus promesas. Somos humildes mensajeros de su palabra. También debe hacernos humildes en la misión ya que esa humildad nos lleva a la conclusión de que no somos necesarios para el plan de Dios, pero él nos elige de todos modos para que podamos cooperar.


En el caso de los apóstoles, el problema radica en el hecho de que no están equipados. No son rabinos. No son estudiosos de la ley. Son pescadores, comerciantes, recaudador de impuestos y financista. Pero nos muestran lo que significa confiar en Dios. Si han sido llamados, confían en que Cristo los preparará. Al observar su trabajo apostólico, rápidamente nos damos cuenta de que es Dios quien provee y da el crecimiento. San Pablo siempre está diciendo en sus cartas lo indigno que es. ¡Todos somos indignos! No soy digno de ser sacerdote. Ningún padre o madre es digno del regalo de sus hijos. Ninguna esposa o esposo es digno de su cónyuge. Pero el misterio del llamado de Dios es que él nos provee y nos da el don para responder a ese llamado.


Por eso, hermanos míos, no teman el llamado de Dios en su vida. Sea humilde y confíe en él. Confíe en que cuando llame, tiene una misión y le dará las herramientas necesarias para responder fielmente. Esa es la buena noticia del evangelio de hoy. Y respondemos quitándonos la pesada carga de la ansiedad y el miedo, porque no somos nosotros quienes obran, sino Dios que obra a través de nosotros.

1 view0 comments

Recent Posts

See All

¿Por qué vino el Cristo?

¿Por qué entró Cristo en la historia de la humanidad? ¿Por qué vino Dios entre nosotros como un hombre? Esta pregunta ha sido respondida de varias formas a lo largo de la historia del cristianismo.

 

Parish Mission Statement

Redeemed and united by Christ’s love,

we welcome all to celebrate, grow, and serve with us,

we deepen our faith to be a reflection of Christ

through discipleship and service to others,

and we strive to worship God with joy and devotion.

Strengthened by his Body and Blood we become the Body of Christ

to take up the Cross and make Jesus known, loved, and served.

 

Copyright © 2021 Holy Cross Catholic Church. All rights reserved.