• Rev. Noah Carter

"Entregado por muchos"

XXIX Domingo Ordinario


El evangelio de hoy tiene tres movimientos a los que debemos prestar mucha atención. El primer movimiento se refiere a Santiago y Juan, que aspiran a tener lugares de honor en el reino de Cristo. El segundo es el llamado de Cristo a sus discípulos para que estén dispuestos a beber la copa que él beberá y ser bautizados con el bautismo con el que él es bautizado. El tercer y último movimiento es la enseñanza de Cristo de que su propia vida es un modelo para el servicio a los demás y que debe ser entregado por la salvación de muchos (el texto original dice "muchos" aunque el Leccionario dice "todos"). Cada uno de estos movimientos no es solo un momento de aprendizaje para los discípulos, sino también una lección para nosotros, que queremos ser discípulos de hoy en día.


El primer movimiento se refiere a Santiago y Juan, quienes le piden a Nuestro Señor que se siente a su derecha y a su izquierda en su reino. Bien. Los otros discípulos no creen que esta sea una solicitud apropiada. El Evangelio dice que los discípulos se indignaron con los hermanos. Pero lo miro y no creo que Santiago y Juan estuvieran muy lejos. No solo piden un lugar en el reino de Cristo, sino el lugar más alto. Ese no es un mal objetivo, ¿verdad? ¿Qué niño corre a campo traviesa con la esperanza de terminar la carrera? No, toda persona que compite quiere ser la mejor. Y es por eso que San Pablo dice: "No corras para terminar la carrera, corre para ganar". Cuando era niño, recuerdo que el párroco decía con frecuencia: "No apuntes al purgatorio. Si fallas, no hay nada más que el infierno. En cambio, apunte al cielo. Si fallas en el blanco, hay purgatorio ". De la misma manera, debemos aspirar a las alturas y desafiarnos a nosotros mismos a ser los cristianos más audaces, celosos y eminentemente caritativos que podamos ser.


En el segundo movimiento, Cristo responde a Santiago y Juan. Les dice que para ser discípulos y tener un lugar en el reino, deben estar dispuestos a beber el cáliz y ser bautizados. En la primera lectura de Isaías, el profeta dice que el siervo de Dios llevará la iniquidad del pueblo de Dios y se convertirá en una ofrenda por el pecado. Esa es la misión de Cristo. Pero aquí les dice a Santiago y Juan que deben imitarlo. Les dice que deben sufrir. Todo discípulo debe estar dispuesto a convertirse en una ofrenda por el pecado. Ésta es una realidad difícil. Aquí en los Estados Unidos, podemos entrar a casi cualquier tienda de comestibles y hay una farmacia. Cualquier angustia en nuestra vida se puede resolver prácticamente con un medicamento de venta libre. ¿Dolores de cabeza? Tylenol. ¿Indigestión? Tums tabletas. ¿Sarpullido o picadura de insecto? Un poco de crema tópica. Y es algo realmente bueno para nosotros utilizar la creatividad, la ingeniería humana y la ciencia de la medicina que Dios nos ha dado para ayudar a aliviar nuestros sufrimientos. Pero, ¿y si hay un sufrimiento o una dificultad que no se puede evitar? Es entonces cuando comenzamos a debilitar nuestra fe. Fácilmente podemos comenzar a asumir que, dado que no puedo deshacerme de alguna enfermedad, dificultad o sufrimiento, debo haber ofendido a Dios. Debe haberme abandonado. ¡Pero ese no es el caso en absoluto! En cambio, Dios permite ciertas dificultades y sufrimientos para que podamos ofrecérselos como ofrenda por el pecado. Incluso si pudiéramos evitar toda dificultad y vivir una vida de total comodidad, cada uno de nosotros tendrá que enfrentar la muerte. Pero alabado sea Dios, que incluso usa la muerte para nuestra purificación y santificación. Entonces, esta segunda lección para sus discípulos: abraza el sufrimiento como una imitación de lo que hago por ti.


El tercer movimiento y última lección del evangelio de hoy es una cruda realidad. Cristo dice que ha venido a servir y dar su vida en rescate por muchos. Estas son las mismas palabras que usará en la última cena. "Esta es la sangre del nuevo pacto que será derramada por ustedes y por muchos". En inglés, desde 1970 hasta 2008, nuestro Misal decía: "Será derramado por ustedes y por todos." Cuando se publicó la nueva traducción al inglés en 2008, hubo varias personas que dijeron: "Cristo murió por todos, entonces, ¿por qué decimos que murió por muchos?" Tres razones. Primero, decimos que Cristo murió por muchos porque eso es lo que él mismo dijo. Como he dicho, la traducción del evangelio de hoy no es correcto. Cristo dice "por muchos." En segundo lugar, decimos que la sangre de Cristo será derramada por muchos porque eso es lo que dice el latín original de la Misa. Por último, decimos que Cristo es entregado en rescate por muchos porque desde esta perspectiva nos damos cuenta de que, uno, Cristo murió no por toda la humanidad en general, sino por cada individuo; y, dos, que no todos son receptores del rescate de Cristo porque eligen rechazar su invitación al arrepentimiento en su sangre. Por lo tanto, su lección es que debemos imitarlo en nuestro arrepentimiento y perdón.


En conjunto, entonces, deberíamos aspirar a las alturas más altas de la gloria celestial, un lugar en el cielo donde podamos extender la mano y tocar a Jesús. Pero debemos estar dispuestos a aceptar la dificultad y el sufrimiento en la medida que sirva a nuestra santificación. Y finalmente, nunca debemos dejar ir o apartarnos de Cristo, quien es nuestro rescate. De hecho, las gracias del rescate no están simplemente cerradas a nosotros históricamente y encerradas en el momento de su crucifixión. Cada vez que se ofrece el Santo Sacrificio de la Misa, están representadas en su totalidad todas las gracias del Calvario. Por lo tanto, debemos entrar en oración y participar de todo corazón cuando asistimos a la Misa. Si deseamos en el cielo extender la mano y tocar a Cristo, nuestro Salvador, entonces nunca debemos subestimar el valor de este sacrificio eucarístico donde Cristo en su Cuerpo y Sangre se acerca y nos toca.

6 views0 comments

Recent Posts

See All